Iglús de madera en Suiza para disfrutar de la naturaleza en familia

En la hermosa región de Atzmännig (Suiza), encontramos las PODhouses, un original alojamiento de tipo rural con forma de iglú. Aunque estas robustas construcciones de madera no son muy grandes, si son muy confortables, y aunque no lo parezca, caben hasta 6 camas! Son una alternativa muy interesante a las tiendas de campaña.

Iglús de madera en Suiza para disfrutar de la naturaleza en familiaIglús de madera en Suiza para disfrutar de la naturaleza en familia

Las PODhouses se encuentran en medio de la naturaleza, lo cual no implica que tengamos que renunciar a algunas comodidades como la electricidad, la luz o la calefacción eléctrica. Los aseos y las duchas se encuentran en el sitio de camping. Para dormir en uno de estos iglús de madera tendréis que llevar vuestros sacos de dormir.

Iglús de madera en Suiza para disfrutar de la naturaleza en familia

Por las mañanas, como alternativa para el desayuno, envían directamente a cada iglú una cesta de desayuno.

Iglús de madera en Suiza para disfrutar de la naturaleza en familia

En Atzmännig, la región donde están los iglús encontramos una pista de trineos de verano, un parque de cuerdas,el tren Monza para los niños, un parque infantil grande y un trampolín para barcos, para que los peques no se aburran ni un momento!

Iglús de madera en Suiza para disfrutar de la naturaleza en familia

La pista de trineo de verano Atzmännig es la primera y más atractiva pista gigantesca de trineo de Suiza!  Tiene 700 metros de largo y 126 metros de diferencia de altura. Con el telesillas se sube al punto de salida para descender por una pista con curvas cerradas y elevadas, túneles y pasos por arroyos. Diversión asegurada para toda la familia!

Iglús de madera en Suiza para disfrutar de la naturaleza en familia

Otra actividad que os recomendamos hacer con niños en Atzmännig es el sendero del gorrión Männi, recomendado para familias con niños de entre 2 y 10 años. Este sendero infantil se encuentra abierto desde mediados de abril hasta principios de noviembre. En él, los peques podrán convertirse en gorriones y animalillos de campo trepando a los nidos de Männi y Frieda, lanzando piñas al cazador, haciendo ruido como locos y probando su valor en la espantosa garganta de Schlotter.

Iglús de madera en Suiza para disfrutar de la naturaleza en familia

El parque de cuerdas de Atzmännig ofrece ocho circuitos con diversos grados de dificultad. El parque de cuerdas se extiende a través de 100 árboles con plataformas que se conectan entre sí por medio de obstáculos de cuerda. Gracias a los dos circuitos para niños, asegurados con un sistema especial, los pequeños a partir de los 4 años también podrán tener su dosis de emoción.

Vía: myswitzerland.com