Rodajas de calabacín crujientes al horno

La verdura que le sirvamos a nuestros hijos no tiene por qué ser aburrida. Seguro que si les ofrecemos el calabacín preparado de esta manera que os mostramos a continuación, les va a encantar porque quedan muy crujientes y ricas. Será como comer patatas chips, pero mucho más sano, ya que se preparan en el horno. Para que queden crujientes es importante cortar las rodajas en diagonal, como muestra la foto. Verás que fácil es y qué rápido se preparan!

INGREDIENTES

  • 2 calabacines medianos
  • un poco de aceite
  • 1/2 taza de queso parmesano molido
  • 1/2 taza de pan rallado
  • 1 cucharadita de ajo en polvo

PREPARACIÓN

  1. Precalentar el horno a 220ºC (425ºF).
  2. Cortar el calabacín en rodajas un poco gruesas y en diagonal. Colocar las rodajas sobre una rejilla para el horno que habremos untado antes con aceite (mejor usar aceite en spray).
  3. Usar un aceite en spray o una brocha para untar las rodajas con un poco de aceite.
  4. Mezclar el queso parmesano con el pan rallado y el ajo en polvo. Echar esta mezcla por encima de las rodajas.
  5. Meter al horno, en la parte de arriba, durante 15 minutos. Sacar del horno y voltear las rodajas de calabacín. Echarles un poco de aceite y la mezcla de queso y pan rallado. Meter al horno de nuevo durante otros 15 minutos o hasta que se doren y estén crujientes.

Rodajas de calabacín crujientes al horno

Vía: fabfrugalfood.com