Niños con huesos más fuertes; La importancia de la leche

Ofrecer a un niño un refresco en lugar de un buen vaso de leche, es contribuir al peligro de tener unos huesos frágiles, a que sufran fracturas y a que desarrollen osteoporosis a muy temprana edad. Esto ocurre no porque el zumo sea malo en sí mismo, sino porque con esta acción estamos creando un hábito en el niño que a la larga no le va a aportar los nutrientes necesarios para su correcto crecimiento. La leche contiene calcio y vitamina D, que son nutrientes necesarios para formar y endurecer los huesos.

Tampoco contribuye la vida sedentaria que llevan muchos niños, privándose de los beneficios que el ejercicio proporciona al esqueleto. Hacer ejercicio regularmente a cualquier edad ayuda a mantenerse fuerte. En niños, por ejemplo, caminar, correr, subir escaleras, bailar o practicar algún deporte, mantiene sanos los huesos.

Según estudios realizados en un Centro Médico de Nueva York, la osteoporosis es en realidad una enfermedad infantil que se desarrollará en una etapa mas avanzada de la vida. La enfermedad consiste en la descalcificación del hueso, adquiriendo un aspecto poroso, y favorece las fracturas, las deformaciones del hueso, el dolor crónico y la incapacidad. La osteoporosis es mas común en la mujer que en el hombre, pero éstos también pueden padecerla. Muchas personas incluso desconocen que la padecen. Si se hablara más sobre esta enfermedad se podría hacer más para prevenirla.

Pero aún hay esperanza para nuestros hijos, y protegerles debe ser, como padres, nuestra misión. Tan sólo es necesario cambiar algunos sencillos hábitos.

Contrario a lo que se cree, el hueso no es una estructura rígida e inalterable. Alrededor del 20% del tejido esponjoso del hueso es reemplazado cada año, y algunas partes del hueso viejo se desintegra y los huecos son llenados por hueso nuevo. Aquí es donde toma importancia el Calcio, ya que es el mineral fabricante de hueso. Por ello, si desde pequeños contribuimos a su correcto desarrollo, lo agradecerán cuando sean adultos.

PUBLICIDAD

El calcio lo podemos encontrar en la leche, los productos lácteos, las sardinas, el salmón, las verduras de hoja verde, la soja y los cereales. También existen actualmente zumos enriquecidos con calcio. Lo ideal sería tomar diariamente de 3 a 5 raciones diarias de estos alimentos.

La leche ayuda a mantenerse esbelto y, contrario a lo que se cree, no engorda.

A veces es conveniente tomar calcio adicional en pastillas para aquellos niños que tengan un nivel bajo de calcio. Es recomendable que su consumo sea preescrito por un médico.

Por otro lado, la vitamina D es esencial para una correcta absorción del calcio, regulando su paso a los huesos, y regulando también el nivel de fósforo en la sangre. Además, contribuye a la formación y mineralización ósea, y es esencial para un correcto desarrollo del esqueleto.Su insuficiente ingestión puede asociarse a muchos trastornos crónicos. Parte de este problema se debe a que no hay muchos alimentos ricos en este nutriente, aunque podemos encontrarlo en la leche y los huevos. Otra manera de adquirir vitamina D es tomando el sol, pero siempre de manera sensata.

PUBLICIDAD