Helado casero de vainilla (sin heladera)

Con esta receta podrás preparar un riquísimo helado casero de vainilla en tan sólo quince minutos y sin necesidad de heladera. Los peques de la casa los devorarán decorados con unos fideos de chocolate y presentados en cornetes o en pequeñas tarrinas, o puedes servirlos en bolas para acompañar tus crumbles, brownies o tus pastelitos de chocolate.

INGREDIENTES

  • 2 vainas de vainilla
  • 6 yemas de huevo
  • 150 gr de azúcar
  • 50 gr de nata líquida
  • 1 hoja de gelatina

Cómo hacer helado de vainilla sin heladera

  1. Ponemos la hoja de gelatina en agua fría.
  2. En el bol del robot o de la batidora (mejor si previamente los hemos dejado enfriar en la parte alta de la nevera o el congelador) ponemos 45 cl de nata líquida y batimos a velocidad alta hasta obtener una crema chantilly.
  3. Escurrimos la hoja de gelatina y la ponemos en un cazo con el resto de la nata. Calentamos a fuego suave.
  4. Incorporamos los granos de las vainas de vainilla. Removemos bien. Reservamos.
  5. Aparte, hervimos 5 cl de agua y añadimos el azúcar para hacer un sirope.
  6. Mientras, batimos las yemas de huevo. Incorporamos poco a poco el sirope aún caliente a las yemas de huevo y removemos constantemente hasta que la mezcla triplique su volúmen.
  7. Incorporamos la mezcla de sirope y yemas de huevo a la de vainilla y nata. Mezclamos bien.
  8. Finalmente, añadimos poco a poco la chantilly. Mezclamos bien.
  9. Colocamos el helado en un recipiente y lo reservamos en el congelador.
  10. Cada hora, lo sacamos y removemos. Repetimos la operación otras dos veces.

Receta del libro «Glaces & sorbets», de Florent Marçaillan.