Cómo sustituir el azúcar en recetas

Galletas, tartas, pasteles, cupcakes, batidos, helados… todos estos postres están deliciosos y encantan a los peques, pero aunque los hagamos en casa son recetas que suelen llevar mucho azúcar, por lo que no es recomendable consumirlas con mucha frecuencia. Hay maneras muy sencillas y saludables de sustituir el azúcar blanco en tus recetas, ¿quieres conocerlas? Con estos consejos de cómo sustituir el azúcar en recetas podrás disfrutar de ricos postres caseros siempre que quieras.

Maneras de sustituir el azúcar en postres

Maneras de sustituir el azúcar en postres

El azúcar blanco refinado puede sustituirse por edulcorantes naturales como la miel, el agave, el jarabe de arce… A continuación te damos una lista con algunas opciones naturales ideales para usar como sustitutos en tus recetas de repostería.

MIEL

Solo usa miel en tus recetas si tu hijo tiene más de un año, ya que los bebés menores de un año corren el riesgo de contraer botulismo si consumen miel. La miel es más dulce que el azúcar, por lo que tendrás que añadir una cantidad menor de la que pide la receta. Además hay que tener otras cosas en cuenta para sustituir el azúcar por la miel, como que la miel contiene agua o que los postres se pueden quemar más fácilmente. La cantidad de miel que necesitarás para sustituir el azúcar en tus recetas será 3/4 de taza de miel por 1 taza de azúcar, o 3/4 de cucharada de miel por 1 cucharada de azúcar. En cada taza de miel ¼ de la misma es agua, por lo que también deberás de ajustar la cantidad de líquido de la receta disminuyendo entre 2 y 4 cucharadas de líquido por cada taza de azúcar que sustituyas por miel.

JARABE DE ARCE

PUBLICIDAD

Puedes usar jarabe de arce para sustituir el azúcar en recetas de repostería. Usa 3/4 de taza de jarabe de arce para sustituir una taza de azúcar o 3/4 de cucharada de jarabe de arce para sustituir 1 cucharada de azúcar. Al igual que la miel, el jarabe de arce también contiene agua, por lo que tendrás de disminuir la cantidad de líquido 3 cucharadas por cada taza de azúcar que sustituyas por jarabe de arce.

SIROPE DE AGAVE

El sirope o néctar de agave, al igual que la miel y el jarabe de arce, es ideal para sustituir el azúcar en recetas de repostería. La cantidad que necesitarás es 2/3 de taza de sirope de agave para sustituir una taza de azúcar o 3/4 de cucharada de sirope de agave para sustituir 1 cucharada de azúcar. En esta ocasión, para ajustar el líquido en la receta, disminuye la cantidad 1/4 de taza de líquido por cada taza de azúcar que sustituyas por sirope de agave.

FRUTA

También se puede sustituir el azúcar en recetas por algunas frutas frescas como los higos, dátiles o plátanos. Para usar higos en vez de azúcar, haz un puré con 225g de higos y ¼ de agua. Sustituir la cantidad de azúcar de la receta por la misma cantidad de puré de higos.

Para sustituir 1 taza de azúcar por dátiles hay que hacer un puré con 1 taza de dátiles deshuesados y 1/2 taza de agua hirviendo. Triturar primero los dátiles y añadirlos al agua hirviendo hasta lograr una pasta espesa. Puede ser que tengas que añadir algo más de agua.

Para usar plátanos en vez de azúcar en tus recetas, tritura 1 plátano muy maduro con un par de cucharadas de agua. Esta mezcla sirve para sustituir 1 taza de azúcar.

STEVIA

La stevia es una planta que puede usarse para sustituir el azúcar en algunas recetas. Como la stevia es mucho más dulce que el azúcar, necesitarás muy poca cantidad. Este sustituto del azúcar es ideal para bebidas como batidos, helados y zumos naturales. Para sustituir 1 taza de azúcar en tu receta necesitarás 1 cucharadita de stevia líquida o en polvo, y para sustituir 1 cucharada de azúcar necesitarás ¼ de cucharadita de stevia en polvo o 6 gotas de stevia líquida. No es recomendable usar stevia para sustituir el azúcar en recetas de repostería, ya que altera el sabor y apariencia de los postres al hornearlos.

PUBLICIDAD